Show

Integrante de MasterChef dice que le han hecho brujería

Adrián Herrera, integrante del reality show MasterChef, dice que le han hecho brujería

Por  Jorge Rodarte

Integrante de MasterChef dice que le han hecho brujería.(Instagram)

Integrante de MasterChef dice que le han hecho brujería. | Instagram

Adrián Herrera, integrante del reality show MasterChef, dice que le han hecho brujería y han sido personas envidiosas las que han arremetido en contra de él y de su trabajo, y es en su cuentra de Instagram donde hace tal revelación.

El famoso chef asegura que por esa mentalidad es que realmente la humanidad nunca va a salir adelante,  ya que le parece imposible que las personas sigan creyendo que la magia es real.

A lo largo de los años me han hecho un sinfín de brujerías”,  da a conocer Adrián, y deja en claro que personas que lo envidian y sus "enemigos secretos" son quienes se la han hecho.

 

El chef apunta que todos “los amarrijes” que realizan para hacer algún tipo de brujería, son “obras de arte”.

Estos brujos deberían fabricarlos y concursar en bienales de arte, en serio. Y ahí está su valor real: son objetos con un contenido, un significado, una estética, pero desprovistos de su efectividad metafísica o sobrenatural. Como talismanes, son sólo objetos artísticos”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

¡BRUJERÍA! A lo largo de los años me han hecho un sinfín de brujerías. Hechizos, amarres, sacrificios de animales pequeños y rituales de todos tipos. No se cansan. ¿Quienes lo hacen? Personas a las que les cago el palo, envidiosos, enemigos secretos, yo que se. Hay de todo. Sorprende es que usen el primitivo uso de la magia; es un recurso que persiste porque las personas insisten en creer que funciona. Y los que no están seguros, en el fondo le temen. Porque, razonan, "no vaya a ser que sí funcione". Pues no mames, con esa mentalidad no vamos a progresar. Los amarrijes me parecen verdaderas obras de arte. Estos brujos deberían fabricarlos y concursar en bienales de arte, en serio. Y ahí está su valor real: son objetos con un contenido, un significado, una estética, pero desprovistos de su efectividad metafìsica o sobrentaural. Como talismanes, son sólo objetos artísticos. Fui al mercado popular. Hay un brujo ahí. -Házme una brujería, -le dije-, de las malas. -¿A usted? -preguntó incrédulo el hombre-, sí, a mí mismo. Me pidió algunos objetos personales y dijo que volviera al día siguiente. Así lo hice; un envoltorio de hoja de plátano que contenía objetos personales, semillas extrañas, listoncillos de colores y una vela negra, entre otras cosas. Muy interesante. -Entiérrelo en su jardín, -ordenó-, pronto verá resultados. Pasaron semanas y no ocurrió nada. Bueno, sí; me contrataron para una campaña publicitaria, mejoró mi salud, formé un proyecto editorial nuevo y logré arreglar un añejo problema. Bendito amarre. O el brujo no lo hizo bien o, como lo he sospechado desde siempre, sirve para pura verga. Estamos como aburridos, hastiados, incapaces de emocinarnos con la realidad tal y como es. Necesitamos entretenimiento. Esa tarde me pusieron una urraca muerta envuelta en una foto mía (¡de Masterchef!). De las patas le cuelgan cositas raras, talladas a mano, y todo viene amarrado con un listón rojo. Me hubiera encantado conservar el fetiche pero el pajarito se estaba descomponiendo. Hasta el día de hoy no me ocurrido nada, excepto por un leve dolor de cabeza que resolví con analgésicos. Sigo a la espera. Ni hablar. Sigamos haciendo brujerías, es divertidísimo.

Una publicación compartida de el chef herrera (@chefherrera) el

 

Y Adrián  revela que un día le pidió a un brujo que le hiciera un trabajo “de los malos” en su contra, sin embargo, no sólo no funcionó, si no le empezó a ir muy bien.

Ni hablar. Sigamos haciendo brujerías, es divertidísimo”, concluye escribiendo Adrián en Instagram, para despedirse de sus miles de seguidores en la red social.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo