Salud

La grasa se acumula en los pulmones y aumenta el riesgo de asma

Los hallazgos mostraron, por primera vez, que el tejido graso se acumula en las paredes de las vías respiratorias

Por  New York Times

Los investigadores también encontraron que unos niveles más altos de grasa cambian la estructura normal de las vías respiratorias(Foto: Pixabay)

Los investigadores también encontraron que unos niveles más altos de grasa cambian la estructura normal de las vías respiratorias | Foto: Pixabay

Estados Unidos.- El exceso de peso es duro para el corazón, pero una nueva investigación muestra que también podría ser nocivo para los pulmones.

El estudio encontró que unas mayores cantidades de grasa se acumulaban en las vías respiratorias de las personas con sobrepeso y obesas, lo que podría explicar por qué son más propensas a tener sibilancia y asma.

En el estudio, los investigadores analizaron muestras pulmonares donadas por 52 personas para la investigación tras su fallecimiento. De ellas, 16 murieron de asma, 21 tenían asma pero murieron de otras causas, y 15 no tenían asma.

Los hallazgos mostraron, por primera vez, que el tejido graso se acumula en las paredes de las vías respiratorias, y que la cantidad de grasa en las vías respiratorias aumenta con el índice de masa corporal, que es un estimado de la grasa corporal basado en el peso y la estatura.

Los investigadores también encontraron que unos niveles más altos de grasa cambian la estructura normal de las vías respiratorias, lo que resulta en inflamación en los pulmones, según el informe, que se publicó el 17 de octubre en la revista European Respiratory Journal.

"Tener sobrepeso o ser obeso ya se ha vinculado con tener asma o con tener unos peores síntomas de asma. Los investigadores han sugerido que el vínculo podría explicarse mediante la presión directa del exceso de peso en los pulmones, o mediante un aumento general en la inflamación creada por el exceso de peso", explicó Peter Noble, coautor del estudio. Noble es profesor asociado de la Universidad de Australia Occidental, en Perth.

"Este estudio sugiere que otro mecanismo también tiene algo que ver. Encontramos que el exceso de grasa se acumula en la paredes de las vías respiratorias, donde ocupa un espacio y parece aumentar la inflamación dentro de los pulmones", apuntó Noble en un comunicado de prensa de la revista.

La grasa se acumula también en los pulmones.
Foto: Pixabay

"Creemos que esto causa un engrosamiento de las vías respiratorias que limita el flujo de aire que entra y sale de los pulmones, y eso podría explicar en parte un aumento en los síntomas de asma", agregó Noble.

Thierry Troosters, presidente de la Sociedad Respiratoria Europea (European Respiratory Society), afirmó que "este es un hallazgo importante sobre la relación entre el peso corporal y la enfermedad respiratoria, porque muestra cómo tener sobrepeso o ser obeso podría empeorar los síntomas de las personas con asma".

Troosters, que no participó en el estudio, añadió que "debemos investigar este hallazgo en más detalle, y en particular si este fenómeno se puede revertir mediante la pérdida de peso. Mientras tanto, debemos respaldar a los pacientes con asma para ayudarlos a alcanzar o mantener un peso sano".