Política

Piden marco fiscal sensible con la IP

Contadores públicos certificados de Sinaloa permanecerán como observadores de la iniciativa que pretende acabar con la condonación de impuestos

Por  Ramón Verdín

Piden marco fiscal sensible con la IP

Piden marco fiscal sensible con la IP

La iniciativa del presidente Andrés Manuel López Obrador para acabar con las condonaciones y las cancelaciones de impuestos debe ser sensible y corresponder a las realidades que viven los empresarios en todo el territorio nacional. 

De hecho, entre las atribuciones actuales del Ejecutivo federal —especificaron contadores públicos sinaloenses— se contemplan ciertos esquemas de «perdón» de impuestos ante catástrofes medioambientales, mismas que deberían preservarse, externaron Gilberto Soto Beltrán, vicepresidente fiscal del Colegio de Contadores Públicos de Culiacán, y Rodolfo Kelly Álvarez, presidente del Colegio de Contadores Públicos de Sinaloa en Mazatlán.

Cabe recordar que durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) perdonó 22 mil millones de pesos más en impuestos que con Felipe Calderón Hinojosa.

Empresas, organismos públicos; así como personalidades de la política, de los espectáculos y de los deportes fueron favorecidos con condonaciones fiscales que sumaron 105 mil 21 millones de pesos durante el sexenio peñista, por 83 mil 77 millones en el calderonista, de acuerdo con las listas que obtuvo vía transparencia la organización Fundar, Centro de Análisis e Investigación AC [tal y como reportó EL DEBATE el 3 de octubre del 2019 en http://bit.ly/2AYlqqo].

Igualmente, los especialistas Gilberto Soto Beltrán y Rodolfo Kelly Álvarez manifestaron que la legislación que existía en ese momento permitió la cancelación o condonación de impuestos. Así, ante la propuesta de López Obrador de acabar con las denominadas «amnistías fiscales», abundaron que existe preocupación por parte de este sector, ya que eliminaría la capacidad del Ejecutivo federal para propiciar condiciones que, en última instancia, favorezcan a los contribuyentes. 

Responsabilidad

Asimismo, el contador público Rodolfo Kelly llamó a un esquema fiscal que favorezca los percances de los contribuyentes: «¿Cómo voy a pagar un impuesto si tengo que aplicar mis recursos para reconstruir mis instalaciones? Ahí es cuando uno pide ayuda porque, o pagas impuestos o reformas tu empresa para seguir trabajando y obteniendo utilidades».

En este tenor, si la contingencia (sismo, incendio o ciclón) golpeó en octubre, los impuestos de ese mes podrían ser condonados: «Ya se ha dado muchas veces cuando hay desastres naturales, que en algunas partes del país sí se recurre a estas prácticas», aclaró Kelly.

Sin embargo, es imposible saber si las personas físicas y morales enumeradas por Fundar AC obedecen a estos factores. Finalmente, Kelly instó a los distintos niveles de autoridad para generar marcos óptimos para la iniciativa privada: «La función del estado no es ganar dinero, es cobrar impuestos de la manera que lo establecen las leyes. El Gobierno debe cumplir sus funciones para recaudar y sacar adelante su trabajo», añadió. 

Por otro lado, en torno a los personajes políticos que vieron su información financiera, recordó que se debe rendir cuentas del dinero que obtuvieron como pago dentro de sus labores como servidores públicos: «Tienen que ser claros en el manejo del dinero. Claro que deben estar obligados a hacerlo, son funcionarios públicos, es dinero que generamos todos».

Improcedencia 

En cambio, las condonaciones reveladas por Fundar AC obedecieron a las leyes de ingresos vigentes desde 2007 hasta el 2018 bajo programas de regularización de contribuyentes que consistió en «perdonar» contribuciones federales, así como también sus cobros accesorios (multas y recargos), especificó José Gilberto Soto Beltrán: «Dependiendo del ejercicio durante el cual rebajabas el adeudo era el porcentaje al que tenías derecho a que le requisieran [sic] o le condonaran al contribuyente, pudiendo ser desde un 60 o un 100 por ciento». De la misma forma, durante la Administración panista de Felipe Calderón Hinojosa, únicamente se condonarían multas, cargos o gastos de condonación, de acuerdo con Soto Beltrán. 

«Fundar en sus listas señala bajo qué motivos fue la condonación, viene especificado bajo a qué motivos fueron las cancelaciones, que fueron apegadas a derecho, a un decreto presidencial». En este orden de ideas, la cancelación de los créditos fiscales obedece a causas de insolvencia, razón que explicaría la gran condonación que durante el Gobierno emanado del Partido Acción Nacional sucedió con la paraestatal Luz y Fuerza del Centro.

«Esto se da por incosteabilidad o por insolvencia. Ahora, se consideran insolventes cuando los contribuyentes no tienen bienes embargables para cubrir el crédito, o cuando los embargos ya se hubieran realizado, cuando no se puedan localizar o que hubieran fallecido sin dejar bienes que puedan ser objeto del procedimiento administrativo de ejecución; o sea, el embargo, y no nada más el deudor, también los responsables solidarios en el caso de las personas morales».