Opinión

Del plato a la boca se cae la sopa

SOBRE LA JUGADA

Por  Rosario Alberto Leyva

Ya habíamos conocido al campeón de la Liga Japac y al monarca de la Liga Clemente Grijalva Cota, nos faltaba saber quién se quedaría con el cetro de la Liga Arturo Péimbert Camacho entre Bravos de San Pedro y Ganaderos de Sinaloa de Leyva.

Los dueños de la casa eran Bravos de San Pedro, quienes iban a un solo juego de coronarse por primera ocasión. Perdieron el juego del domingo por la mañana, para poner la serie pareja a tres juegos por bando. Pues bien, todo se iba a definir por la tarde ante un lleno impresionante. Dos carreras a cero se puso el marcador, teniendo un dominio sorprendente Bravos de San Pedro, todos pensábamos que así iba a quedar el juego y que los pupilos de Plácido Pinto se iban a llevar el trofeo a sus vitrinas.

La nave local estaba frotándose las manos en la parte baja de la novena entrada, ya que estaban a solo un strike de festejar, cuando vinieron al ataque los Ganaderos, y no solo a punta de leñazos, sino que lograron empatar el juego a dos carreras y de paso a dejarlos regados en el terreno de juego y arrebatarles el cetro que ya pensaban tener en sus manos. Del plato a la boca se cae la sopa. Es cuando a veces no logramos comprender el beisbol. Por eso este deporte es el rey.