Opinión

Palabras mortales

HOY EN LA HISTORIA

Por  Marco Antonio Berrelleza

En 1913 Belisario Domínguez asume el cargo de senador, al morir el propietario.

Al ser asesinados Francisco I. Madero y José María Pino Suárez, desarrolló una intensa campaña en contra de Victoriano Huerta.

El 23 de septiembre de 1913 pronuncia un candente discurso en la Cámara de Senadores.

“La verdad es esta: Durante el gobierno de don Victoriano Huerta, no solamente no se ha hecho nada en bien de la pacificación del país, sino que la situación actual de la República es infinitamente peor que antes; nuestros campos abandonados, muchos pueblos arrasados, y por último, el hambre y la miseria en todas sus formas amenazan extenderse rápidamente en toda la superficie de nuestra infortunada patria.

¿A qué se debe tan triste situación? Primero y antes que todo a que el pueblo mexicano no puede resignarse a tener como presidente de la República a don Victoriano Huerta, al soldado que se apoderó del poder por medio de la traición y cuyo primer acto al subir a la presidencia fue asesinar cobardemente al presidente y vicepresidente legalmente ungidos por el voto popular, habiendo sido el primero de estos quien colmó de ascensos, honores y distinciones a don Victoriano Huerta y habiendo sido igualmente a quien don Victoriano Huerta juró públicamente lealtad y fidelidad inquebrantables”.

Quince días después, fue asesinado por órdenes de Huerta.