Opinión

Ricardo Monreal, el vicepresidente

CUARTEL POLÍTICO

Por  Héctor Ponce

Con la elección de Mónica Fernández como presidenta del Senado se fortalece el coordinador del grupo parlamentario de Morena, Ricardo Monreal. Sin duda, es el gran ganador. Desde ahora es el segundo político más influyente del país: es un vicepresidente.

De pasada sacó de la jugada a su compañero de bancada Martí Batres y debilita al grupo comandado por la dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, quienes buscan dejar en la presidencia del partido a Bertha Luján.

A final, la votación para elegir al nuevo presidente de la Mesa Directiva de la Cámara Alta quedó con 33 senadores a favor de Mónica Fernández y 29 para Martí Batres, lo que ocasionó que este último tuviera una furiosa reacción para descalificar a Ricardo Monreal.

El senador morenista Martí Batres reveló que el coordinador de su bancada lo persiguió y combatió, además de acusar a Monreal de ser un político faccioso incapaz de encabezar un amplio movimiento.

De inmediato respondió Ricardo Monreal, quien señaló que son injustas las acusaciones en su contra y publicó en su cuenta de Twitter que, en política, las decisiones que se toman suscitan controversia y hasta polarización.

Asimismo, afirma: “El grupo parlamentario de Morena votó en libertad. Comprendo las reacciones y las descalificaciones; son injustas, pero actuaremos con tolerancia y altura de miras. Unidad en Morena”.

Más tarde la discusión subió de tono: Martí Batres exigió que Ricardo Monreal renuncie a la coordinación de los senadores de Morena, esto regresando la justificación del discurso de género.

Para ser claros, se la devolvió y también invitó a que sea mujer la próxima dirigente del partido, esto en claro favoritismo a Bertha Luján.

Por el momento estará muy ríspido y tenso el ambiente en la bancada de Morena en el Senado de la República, pero la mano la lleva Ricardo Monreal, y el día de ayer fue el gran ganador. No es cosa menor el poder que tendrá porque eliminó el contrapeso al interior.

Así que muy atentos, porque ahora los acuerdos en la Cámara Alta tendrán una aduana, que para ser sinceros desde el inicio de la legislatura es Monreal quien ha sacado las situaciones complicadas, como la Guardia Nacional y la reforma educativa. Pendientes.

Violencia. El fin de semana el gran tema fue la marcha de mujeres en contra de la violencia de género. Desafortunadamente el vandalismo opacó la legítima protesta. La situación es gravísima para el sector femenino, es alarmante.

Sinaloa no está excluido del gravísimo tema de violencia contra las mujeres: en lo que va del año suman 31 feminicidios. Recordemos que el año pasado la entidad figuró entre los estados con más crímenes junto al Estado de México, Veracruz, Nuevo León, Chihuahua y la Ciudad de México.

Ocupó un lugar verdaderamente indignante.

Los tres niveles de Gobierno deben estar muy preocupados por los feminicidios en el estado. La alerta debe estar encendida. Lo más preocupante es que no se ven esfuerzos o estrategia para combatir este gravísimo problema. Pendientes.

Educación. La rectora de la Universidad Pedagógica del Estado de Sinaloa, Hortencia Olmeda Aguirre, puso en marcha el ciclo escolar y llamó a los alumnos de nuevo ingreso a participar en los proyectos de investigación que desarrollan.

Además, los invitó a que aprovechen todas las oportunidades que el programa de movilidad internacional de la universidad les ofrece para su desarrollo en el extranjero. Agregó que un maestro o maestra jamás termina de estudiar y en la UPES siempre tendrá las puertas abiertas.

Memoria política. “La vida es el arte de sacar conclusiones suficientes a partir de datos insuficientes”: Samuel Butler.