Opinión

‘Quinazo’ a líder de Pemex

CUARTEL POLÍTICO

Por  Héctor Ponce

¡Cayó uno de los intocables, de los más polémicos y señalados de corrupción! Fue la noticia del día, Carlos Romero Deschamps dejó el liderazgo del Sindicato de Petróleos Mexicanos.

Por la mañana de ayer el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, señalaba que el líder del sindicato petrolero, Carlos Romero, era investigado por la Fiscalía General de la República por dos denuncias. No dio más detalles.

Acto seguido, el Sindicato de Pemex convocó a sesión extraordinaria con carácter de urgente con los secretarios generales de las 36 secciones, en donde Carlos Romero Deschamps anunció su renuncia al liderazgo, el cual tenía desde hace 26 años.

Sin duda, la jugada estaba hecha y preparada para cuando llegara el momento o las denuncias.

Tras el anuncio de la salida de Romero, ahí mismo se acordó que asumiría el liderazgo del sindicato Manuel Limón, quien fuera el tesorero.

El movimiento se precipitó de esta manera porque Romero Deschamps era insostenible y se le abrió la posibilidad de dejar a alguien de toda su confianza, como es Manuel Limón. Decimos esto porque el presidente López Obrador lanzó el mensaje de que si Romero Deschamps renunciaba al sindicato, el Gobierno no intervendría en el proceso para elegir a su sustituto. Más claro ni el agua.

Así fue como terminaron 26 años de control absoluto en el Sindicato de Petróleos Mexicanos, así termina la que muchos llamaban una dictadura de Carlos Romero Deschamps. Definitivamente sabía de mensajes, y el Gobierno federal iba en serio, prefirió escoger la salida del acuerdo.

“Por las buenas sí”, dice el dicho popular. Definitivamente ayer cayó uno de los grandes caciques sindicales del país. Todavía no se puede decir que se empieza una nueva etapa en Pemex, porque sigue bajo el control de los mismos, pero ocurrió lo que parecía imposible.

Lo que es una realidad es que Romero Deschamps está rodeado por una historia de corrupción, excesos y derroche de dinero; posiblemente con su salida se estaría blindando de ir a la cárcel o que congelen las denuncias que anunciaba el presidente.

Otro ingrediente: desde hace un tiempo había trascendido que durante la detención del abogado Juan Collado en ese momento lo acompañaba Carlos Romero, quien seguro creyó que iban por él.

Lo que está claro es que la señal se había mandado.

Este podría ser el “quinazo” del sexenio, aunque la lista todavía es amplia, así que “cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar”, aplica para líderes sindicales todopoderosos que tienen en común que pasaron por el Senado de la República. Atentos.

Reacciones. Por parte del PRI quien salió a dar el mensaje muy oportuno y de nivel fue el senador sinaloense Mario Zamora Gastélum, quien señaló que solo meterán las manos al fuego por aquellos priistas que tengan honorabilidad.

Además, Zamora Gastélum afirmó que el partido va a defender lo que sea justo y transparente, de tal manera que piden que no sea una persecución en referencia al tema de Romero Deschamps.

Esta también es una oportunidad para el PRI, ya debe dar paso a las nuevas generaciones, necesita nuevos liderazgos, cuadros preparados y honestos. Un ejemplo es Mario Zamora Gastélum, que es un profesional con una hoja de vida limpia y honorable.

Los senadores de otros partidos consideraron que la salida de Romero Deschamps del sindicado de Pemex representa una oportunidad no solo para hacer justicia y castigar excesos, sino para democratizar y modernizar el gremio.

Memoria política. “Si no peleas para acabar con la corrupción y la podredumbre, acabarás formando parte de ella”: Joan Báez.