Opinión

El mar empieza en su banqueta

Por  El Debate

El encabezado de esta editorial le podrá parecer raro, sin embargo, tiene mucho de cierto. Y esto lo comprobamos de una forma muy sencilla siguiendo el rastro de toda la basura que tiramos en la calle y que termina arrastrada por las lluvias hacia alcantarillas, mismas que terminan en cuerpos de agua como arroyos y esteros, los cuales a su vez descargan todos estos desechos al mar.
Cuando usted tira un popote, un vaso de unicel, una envoltura de papitas o cualquier tipo de desechos inorgánicos, éstos tienen altísimas probabilidades de terminar en nuestros mares, esto es especialmente cierto en nuestra ciudad, que tenemos sí el enorme beneficio de tener playa, pero donde pocos han entendido que esto representa también una enorme responsabilidad.
Y ojo, sacar la basura a la banqueta o la calle días antes de que pase el camión de la basura también implica contaminar, porque regularmente las bolsas se rompen y todo acaba siendo un reguero y poca gente tiene la cultura de limpiar esto nuevamente. Ahora con la temporada de lluvia a la vuelta de la esquina, tenemos que cambiar esto.
Es muy triste ver cómo lucen esteros como el del Infiernillo, el cual no solamente se ha ido degradando por los rellenos irregulares - solapados por autoridades no competentes, tanto locales como federales - sino porque termina siendo un depósito de todo tipo de basura, la cual va al mar, afectando a especies de todo tipo, y finalmente afectando nuestra salud, pues el mar es una fuente de alimentos, pero parece que no lo entendemos aún.