Opinión

Damián Zepeda: Federalismo y Seguridad

La participación de Damián Zepeda Vidales, senador del PAN, en el foro de Federalismo y Seguridad en Mazatlán, Sinaloa

Por  Damián Zepeda Vidales

Damián Zepeda Vidales, senador del PAN(El Debate)

Damián Zepeda Vidales, senador del PAN | El Debate

Mazatlán, Sinaloa.- Tenemos un problema en México y si no lo reconocemos, no podremos solucionarlo. Tenemos un grave problema grave de violencia, es un asunto de seguridad, no es un asunto de partidos o de colores.

Quizá la referencia que más se nos viene a todos los mexicanos en términos de violencia e inseguridad es el sexenio de Felipe Calderón. Quien fue presidente por el Partido Acción Nacional, del cual yo soy miembro.

El peor año, en términos de violencia en el sexenio de Felipe Calderón, fue el 2011, el año anterior hubo 30% más homicidios que ese año, del pico de violencia del sexenio de Felipe Calderón.

La violencia está fuera de control, ha ido creciendo. Y este año, la tendencia que tiene es 5% más de homicidios, 30% más de secuestros, casi 40% más de extorsiones. Tenemos un problema que resolver.

Y lo tenemos que resolver entre todos, en visión de Estado. Apegandome a los temas de federalismo y seguridad, dejenme ampliar a justicia. Quisiera entrar en materia.

¿Qué es la seguridad pública?

Una función compartida entre la federación, los estados y los municipios, abarca buscar proteger la vida, la libertad, la integridad y el patrimonio de las personas.

Y tiene diversas etapas:

  • La prevención
  • La investigación
  • Persecución de délitos
  • Sanción administrativa
  • Y si le ponemos justicia: La impartición de Justicia.

Ese es el marco de la Seguridad Pública, y es lo que tenemos que resolver para bajar la violencia en este país.

Qué hemos hecho

Al igual que los tres poderes de la unión, tenemos la vía legislativa (leyes que hay que modificar), la vía ejecutiva (lo que hay que implementar) y la vía de la justicia (para impartir justicia).

En términos de legislativos que nos pertenece a nosotros, han habido reformas importantes. Yo destacaría 4.

1.- 94 con Zedillo, establecen bases para Coordinación del Sistema Seguridad Pública
2.- 2008, Felipe Calderón, establece el Sistema Penal Acusatorio
3.- 2019, modificamos el esquema de la Guardia Nacional

Entonces hay una confusión, la Guardia Nacional ya no es como estaba considerada anteriormente. Hoy es el nuevo instituto de Policía civil federal. Ese es la Guardia Nacional, se usó el mismo término. Pero es algo distinto:

Es la Policía Federal, convertida hoy a un nuevo esquema de Policía Civil, que estaba pensado originalmente por policías militares, navales, y por la policía federal.

El Presidente de la República propuso un esquema que a nuestro juicio era particularmente militarizado. En el Senado, con el consenso de todos, y aquí hago un reconocimiento a todos los integrantes de los partidos políticos pero principalmente a quienes tienen la mayoría hoy en la cámara, y que a nombre del Senador Monreal, les agradezco la apertura.

Se logró una reforma bastante positiva en donde queda un órgano civil en organización, en dirección, en conducción, con régimen disciplinario duro. Equiparado en algunos aspectos al militar. Que tiene funciones federales.

Mucho se debatió, con mucha confusión, pensando en que iba venir a suplantar a las funciones de seguridad pública estatal y municipal, esto no es así, no tiene facultades a nivel estatal y estatal la Guardia Nacional.

Tiene las mismas de coordinación que tenía anteriormente la Policía Federal, en los Estados y Municipios, no puede suplantar.

No hubo un debate de un mando único mixto en esta reforma.

Es simplemente la nueva institución Policíaca Civil.

4 leyes reformamos, la que crea la ley orgánica de la Guardia Nacional, derivada de la reforma constitucional, la Ley que regula el uso de la fuerza para todas las policías, para el ejército, para todo aquél que lleve funciones de seguirdad pública.

Cosa que es muy positiva pues va indicando de manera proporcional cómo puedes usar la fuerza pública en este País. La Ley de registro de detenciones, ¿por qué es importante? porque te da la garantía que cualquier persona que sea detenida por cualquier elemento de policía, en cualquier parte del país, queda un registro desde el momento de la detención hasta el momento de la liberación.

Lo cual cierra las brechas para posibles actos de tortura y demás, y reformas al sistema nacional de Seguridad Pública para una mejor coordinación entre municipios, estados y federación, esa fue la reforma que hicimos.

¿Va a resolver el problema por sí mismo? Dificilmente. Pero nos parece que sí se requería modernizar el cuerpo policíaco federal para ayudar en la materia.

¿Qué queda pendiente?

Todo lo demás. Estados y Municipios. ¿Qué tiene esta reforma? un esquema de diagnóstico de capacidades a niveles municipal y estatal para poder establecer un programa de fortalecimiento y capacidades institucionales a estos niveles.

¿Qué es lo que tenemos que hacer?

Tenemos un problema en México, más allá de ello, según la ONU recomienda 3 policías por cada 1300, por cada 100 mil. Tenemos un tercio aproximadamente a nivel local. Tenemos un problema de número de policías. Tenemos un problema de capacidades de estos policías.

¿Qué proponemos nosotros para el tema de Federalismo?

Un esquema de mando mixto,  un instituto de seguridad pública.

¿Son bueno los mandos únicos? ¿Ha funcionado en Morelos? Yo diría que no. ¿Ha funcionado en Veracruz? Sin duda no.

Me parece que no tiene que ver con quién tiene a su cargo a la policía, sino qué conviene en cada lugar en donde estes.

El país tiene 2457 municipios, si no me falla la memoria. De estos solo 700 tienen a su cargo las policías municipales, el resto tienen algún esquema equiparable a mando único, o convenio entregaron la policía a los estados. ¿Ha funcionado? Evidentemente no.

En todos los estados ha crecido la violencia. Entonces me parece que tiene más que ver con  las capacidades, con la evaluación constante, con profesionalización de las propias policías, por eso nosotros proponemos no un mando único, sino un mando mixto que permita poner indicadores de gestión, para determinar si un municipio o incluso un estado, no tiene la capacidad de brindar la función de seguridad pública.

Y entonces bajo el principio de subsidiariedad, significa entrar solo cuando sea necesario, o por el momento que sea necesario, brindar un apoyo temporal al ente que lo requiera.

Esta es la propuesta que nosotros estamos presentando, acompañada del instituto de seguridad pública, que sea quien establezca estos indicadores y que pueda definirse de manera objetiva.

Un órgano nombrado por el senado, por 2 terceras partes, sea quien determina cuando sea necesaria la intervención superior, en una entidad, y en un municipio.