Opinión

Al nivel del ridículo

Por  Jorge Luis Lozano

La confrontación que el Gobierno municipal de Mazatlán, encabezado por el morenista Luis Guillermo Benítez Torres, ha buscado con los medios locales de información está llegando a niveles del ridículo.

En recientes días, el personal de Comunicación le dio seguimiento a la información publicada por los medios para intentar desmentir las quejas sobre la falla de servicios de agua potable y recolección de basura. Van a los lugares visitados por los periodistas, buscan a las fuentes y hasta los regañan por declarar a los medios (específicamente al EL DEBATE) que los servicios son irregulares. Esto sucedió en el caso de los vecinos entrevistados en la colonia Flores Magón, quienes habían declarado que continuamente padecían de suministro reducido de agua potable. Otro ejemplo de la pésima estrategia de comunicación es la publicación de una carta en las redes sociales en la que el Ayuntamiento se deslinda de la publicación de un video en el que aparece el alcalde quejándose de la publicación de información crítica a su Administración en los medios locales. El documento hace un llamado a la ciudadanía a no hacer caso del video editado de manera ofensiva, que “busca confundir y hacer daño a la ciudadanía”. Lo único ofensivo del video (que incluye cortinillas al más puro estilo de las Mangas del Chaleco) es el discurso intolerante del munícipe hacia la crítica, la demanda de transparencia y rendición de cuentas, en el cual se permite comparar a los periodistas con delincuentes, sicarios, rateros y extorsionadores.

Lo más preocupante es que la Administración morenista apenas lleva nueve meses, y los periodos más difíciles para la Administración están por venir.

El alcalde debe entender que el respeto a la libertad de prensa es irrestricto para todo funcionario y que el cambio que se espera no es para mal.