Mundo

Mariela fue separada de su madre al nacer en Guatemala y vendida en Bélgica

Esta es la historia de Mariela, a quien separaron de su madré al nacer en Guatemala y fue adoptada de forma irregular en Bélgica

Por  El Debate

Esta es la historia de Mariela, a quien separaron de su madré al nacer en Guatemala y fue adoptada de forma irregular en Bélgica.(Imagen ilustrativa: Pixabay)

Esta es la historia de Mariela, a quien separaron de su madré al nacer en Guatemala y fue adoptada de forma irregular en Bélgica. | Imagen ilustrativa: Pixabay

Bruselas.- Era una noche de diciembre de 2017. Coline Fanon se disponía a dormir con sus hijos en su vivienda en Bruselas, Bélgica, cuando al revisar su Facebook encontró un mensaje que le dio un vuelco a su corazón.

Se trataba de un mensaje de su madre biológica, de quien fue separada cuando era bebé en un hospital de su natal Guatemala para luego ser vendida en Bélgica, señala la cadena Telemundo.

Mi amor lindo, soy tu madre. Créeme que siento que se me para el corazón. Me engañaron al decirme que tú habías muerto", le escribió la mujer.

Coline Fanon, la protagonista de esta brutal y conmovedora historia, creció en las Ardennes, una región ubicada entre bosques y montañas al sureste de Bélgica. En 1987, con apenas 11 meses de edad, fue adoptada por un matrimonio belga, los Fanon. Su lengua materna fue el francés.

Pese a que tuvo una infancia feliz, al llegar a la edad de 14 años, Coline se cuestionó acerca de sus orígenes, pues al comparar su apariencia con la de su familia era claro que era distinta.

Cuando me miraba en el espejo, veía que yo no me parecía a los demás", recuerda.

A sus 31 años, Coline Fanon indaga su historia compartida con muchos otros que nacieron Guatemala y fueron separados de sus padres. Foto: Saskia Vanderstichele

Fue entonces que sus padres le confesaron que había sido adoptada en Guatemala y que Mariela Sifontes era su nombre real. Entre los documentos que daban cuenta de la adopción, ella encontró una fotografía donde aparecía con su madre biológica.

Con el paso de los años su curiosidad creció y comenzó a investigar sobre el país que la vio nacer. Entonces se topó con un artículo que señalaba una serie de adopciones irregulares por parte de la asociación Hacer Puente en la década de 1980. Pensó que tal vez ella podría ser una de esas niñas.

En enero de 2018 finalmente pudo reencontrarse con su madre. En ese momento, ella le explicó que cuando apenas tenía dos días de nacida, la llevó al hospital debido a que presentaba fiebre.

En ese momento se la quitaron para "atenderla". Sin embargo, cuando la madre preguntó por su bebé, simplemete le dijeron que había muerto.

Así luce Colina Fanon en la actualidad. Foto: Especial

Cuando mi mamá quiso ver el cuerpo, le dijeron que no era posible porque yo estaba enterrada en una fosa común".

La búsqueda de respuestas de Coline / Mariela la llevó a contactar a varios adultos que como ella fueron adoptados y criados en Bélgica. Fue así que fundó la asociación "Racines Perdues" (Raíces Perdidas) cuya tarea es investigar qué pasó realmente con todos esos niños que fueron arrancados de sus madres para ser dados en adopción.

"No soy yo sola. Somos muchos, por eso fuimos ante la justicia para denunciar que podríamos haber sido víctimas de trata. Queremos respuestas y saber qué papel jugó Hacer Puente", apunta.

Bernard Sintobin, quien fuera el tesorero de Hacer Puente a finales de la década de los 80, llegó a la dirección interina de UNICEF Bélgica y dimitió después de una semana -en mayo pasado- tras ser vinculado a las redes de adopciones irregulares.

Coline Fanon (izquierda) se encuentra con Sophie Villers, quien tamibén fue adoptada irregularmente en Guatemala y crecida en Europa.

Después de décadas, el caso cobra fuerza gracias a los testimonios de las víctimas y ya es investigado por las autoridades de Bélgica y Guatemala. La justicia del país centroamericano ha señalado a la ya fallecida Ofelia López de Gamas, vinculada al presidente Humberto Mejía, como una de las principales actoras en esta red.

Se trata de una red de trata que afectó a toda una generación de personas que nacieron en Guatemala a finales de 1980, donde Coline es una de los tantos afectados.

Pese a todo, ella sabe que ha tenido suerte, pues ha logrado conocer a su madre, su padre y sus diez hermanos, quienes viven dispersos entre Guatemala y Estados Unidos. 

Incluso asegura que sus padres biológicos mantienen una buena relación con sus padres adoptivos y es ella quien funge como intérprete entre unos y otros.

Actualmente, Coline se encuentra escribiendo un libro titulado "Mamá, no estoy muerta", el cual espera publicar para 2020. Allí, ofrece su testimonio y una ventana más honda a la red de trata que terminó por arrancarle 31 años de su vida con su madre.

Con información de Telemundo.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo