Mundo

Ciudad ofrece 1.1 millones a quien logre probar que no existe

Funcionarios de la ciudad misma ofrecen la cuantiosa recompensa en respuesta a una larga teoría de conspiración

Por  Andres Rodriguez

Ciudad ofrece 1.1 millones a quien logre probar que no existe(AFP)

Ciudad ofrece 1.1 millones a quien logre probar que no existe | AFP

Berlín, Alemania.- Una ciudad alemana que ha sido objeto de una larga teoría de conspiración alegre en línea que afirma que realmente no existe está ofreciendo mucho dinero a quien demuestre que eso es cierto.

Funcionarios en Bielefeld dijeron el miércoles que darán 1 millón de euros ($ 1.1 millones) a la persona que entregue pruebas sólidas de su inexistencia.

Dijeron que "no hay límites para la creatividad" para los participantes, pero solo la evidencia incontrovertible calificará para el premio.

La idea de que Bielefeld no existe fue planteada por primera vez por el experto en informática Achim Held, quien publicó el reclamo satírico en Internet en 1994 en un esfuerzo por burlarse de las teorías de conspiración en línea.

AFP

Incluso la canciller alemana, Angela Merkel, una vez bromeó sobre la existencia de Bielefeld, que supuestamente se encuentra a unos 330 kilómetros (205 millas) al oeste de Berlín.

Pederasta ofrece cuantiosa cantidad a cambio del silencio

Pederasta ofrece cuantiosa cantidad a cambio del silencio de la víctima y sus padres. Él  pide en un audio que no lo denuncien y que “No destruyas mi vida”.

El supuesto agresor abuso de su sobrina desde los ocho a los once años de edad. Él se valía de la confianza que le tenía la familia para aprovecharse de ella con el pretexto de ayudarla con sus tareas.

Cuando los padres de la menor se enteraron del abuso sexual del que había sido víctima, no podían creerlo y decidieron hacer justicia levantando la denuncia correspondiente. Ante esto el agresor, Walter, les pidió casi rogando que no lo hicieran, por su bien y el de sus padres, incluso llegó a ofrecerles 230 mil pesos a cambio de su silencio.

"No me destruyas la vida a mí ni la de mis padres. Sé que estoy en falta”, imploro Walter entre sollozos.

AFP

El joven de 25 años intentó, mediante una llamada conmover a sus familiares para que no levantaran cargos en su contra.

"Yo voy a ayudar, yo voy a hacerme responsable de sus estudios, de todo lo que tú quieras”, prometió.

Los padres de la menor, en lugar de verse tentados por los ofrecientes, decidieron grabar la llamada donde Walter confiesa el crimen, para presentarlo como evidencia.

El nueve de julio la grabación fue entregada a las autoridades  y la pequeña fue sometida a una revisión por parte de los médicos legistas, quienes encontraron que presentaba una desfloración antigua y evidencias de abuso sexual.