Los Mochis

Mejora salud de hermanos quemados de la Ladrillera, El Fuerte

Su padre agradece el apoyo que la gente les ha brindado desde que ocurrió el incendio que redujo a cenizas su hogar

Por  Marisela Jolie

Jesús Fernanda, Gabriela Aidé y José Fernando fueron trasladados a Estados Unidos.(Javier Padilla/ EL DEBATE)

Jesús Fernanda, Gabriela Aidé y José Fernando fueron trasladados a Estados Unidos. | Javier Padilla/ EL DEBATE

Los Mochis, Sinaloa.- Los tres hermanos que sufrieron quemaduras severas durante el incendio ocurrido la madrugada del 11 de julio en la comunidad La Ladrillera, El Fuerte, continúan recuperándose satisfactoriamente en el Shriners Hospital for Children North California, especializado en quemaduras de la ciudad de Sacramento, California, en Estados Unidos.

Jesús Fernanda, Gabriela Aidé y José Fernando, de 5, 14 y 17 años de edad, respectivamente, están siendo atendidos por un equipo multidisciplinario en el vecino país del norte, en donde permanecen hospitalizados acompañados por su madre y una tía.

Agradecimientos

Mientras tanto, desde la Ladrillera, El Fuerte, su padre José Rosario Jiménez Gil continúa orando por la salud de sus hijos para que puedan volver a casa.

AYÚDANOS Da click a la estrella de Google News y síguenos

“La niña chiquita ya hace señas para comunicarse. Le hacen preguntas y con la cabeza y los ojitos responde. Mi hija la del medio cada día está mejor, reaccionó, habla poquito, preguntó por una amiga de ella, pero todavía no asimila que está allá; ya le quitaron los tubos, solo tiene sonda por la nariz. A mi hijo le pidieron que levantara las caderas para cambiarle las sábanas y lo hizo; ya escucha, entiende y reacciona a lo que le dicen”.

Lleno de esperanza y conmovido por la bondad de la gente que al conocer su historia no dudó en ayudarlos, agradece el apoyo brindado desde que ocurrió la desgracia, cuando las llamas redujeron a cenizas todo lo que había en el interior de su hogar. 

“Mucha gente nos llama para ayudarnos; nos han regalado despensas, cementos y materiales para arreglar la casa; tengo que tumbar el techo y empezar de cero. No rescatamos nada, lo perdimos todo. Estamos inmensamente agradecidos por tanto cariño de gente que sin conocernos, nos está ayudando. La alcaldesa de El Fuerte, Nubia Ramos, nos ha ayudado mucho. Apoyó a mi esposa para que se fuera; su familia y sus trabajadores me han estado visitando”.

«Mis hijos se están recuperando, les pido con el alma que no dejen de orar por ellos, gracias a toda la gente que nos ha ayudado»: José Jiménez Gil, papá de los menores afectados.

Aunque la tragedia dejó una huella imborrable para su familia, José Rosario se esfuerza por reconstruir su vivienda. No saber leer ni escribir y trabaja en el campo como jornalero. Se expresa profundamente impresionado por la solidaridad de sus semejantes.

“En Sacramento ha ido mucho gente al hospital, paisanos que viven allá, unos no tienen ni papeles y se arriesgan para ir a ver a mi esposa y a mis hijos. Hay gente que ni los conoce y ha ido a verlos. No imaginamos que tantas personas nos iban a ayudar”.