Cultura

Santo Niño de Atocha; quien fue y que hizo

La santa aparición del niño Jesús que alimentó a los presos en Atocha, España, durante la invasión musulmana

Por  El Debate

1/2
Santo Niño de Atocha(Foto especial)

Santo Niño de Atocha | Foto especial

Santo Niño de Atocha(Foto especial)

Santo Niño de Atocha | Foto especial

Zacatecas.- Santo Niño de Atocha, la aparición de Jesucristo en forma de niño que alimentó a los fieles cristianos aprehendidos por los musulmanes durante el siglo XVIII. Su imagen sigue siendo adorada por fieles de diferentes partes de México y España.

La leyenda cuenta que solo los niños podían llevar alimento a los prisioneros cristianos en la ciudad de Atocha durante la invasión musulmana. Los hombres sin hijos tenían menos posibilidades de sobrevivir, por lo que las mujeres empezaron a orar a la virgen por una intervención divina.

Un día apareció un niño vestido de peregrino del camino de Santiago con sombrero, sandalias, capa, bastón con una guirnalda de agua, espigas de trigo y una canasta. Él alimentó a los presos, hasta que los guardias descubrieron con asombro que la comida y el agua no se agotaban.

La noticia de lo ocurrido se dispersó por la comunidad, llegando a oídos de las fieles quienes se llevaron una gran sorpresa al descubrir los zapatos, del niño Jesús, llenos de tierra. Estos fueron reemplazados varias veces, pero siempre volvían a aparecer sucios y en precarias condiciones.

Las personas de Atocha pensaron que esto era señal de que el niño milagroso era en niño Jesús, que salía cada noche para ayudar a los necesitados. Esta creencia se extendió conformo avanzaba la invasión de musulmanes en territorio español, llegando a correr rumores que este acampanaba a los peregrinos hasta que se encontraban fuera de peligro.

México

Tras la conquista española, Jesús, volvió a tener una extraña aparición en lo que hoy es Fresnillo, Zacatecas. Se dice que unos mineros vieron una mula con una pesada caja de madera, al quitarsela de encima, para que descansara y tomara agua, esta empezó a correr dejando atrás su cargamento.

Los mineros descubrieron una medalla de plata de Cristo crucificado, llamada “Corpus”, dentro de la caja. Al escuchar la historia, un general, ordenó la construcción de la iglesia de San Agustín en el lugar exacto del encuentro con el animal de carga, para dar albergue a la virgen de Atocha, traída desde España.

Tras la construcción de la iglesia se descubrieron yacimientos de plata. A las pocas semanas de iniciar la explotación del mineral se produjo un derrumbe que dejo atrapados a varios mineros. Las esposas de los afectados corrieron al recito sagrado para pedirle a la virgen por su seguridad, descubriendo que el niño que solía portar en sus brazos había desaparecido.

Después del rescate de los mineros, ellos contaron que sobrevivieron con ayuda de un menor que les llevó agua y comida. Desde entonces el niño de atocha se convirtió en el protector de los mineros y comenzó a recibir peregrinos de diferentes partes.