Culiacán

“Tener cáncer no es sinónimo de muerte”

Para Itzel nada de lo que le ha sucedido en la vida es una coincidencia, su destino la había preparado para diagnóstico con cáncer de mama 

Por  Karen Magallanes

Itzel habla sobre su experiencia de cáncer de mama. Foto: José Betanzos

Itzel habla sobre su experiencia de cáncer de mama. Foto: José Betanzos

Itzel Miranda López, paciente con diagnóstico de cáncer de mama, detectó al realizar frecuentemente una autoexploración en casa una bolita en su seno derecho, y se dio cuenta que esta aparecía y desaparecía pero cada vez más grande.

En ese momento sospechó que algo no andaba bien y se realizó estudios inmediatamente ante la probabilidad que el diagnóstico fuera este tipo de cáncer.

Debido a que en su adolescencia le extirparon dos quistes del seno derecho, a través de una biopsia se le diagnosticó fibrosis quística. Fue hasta octubre de 2018 cuando Itzel recibió el diagnóstico médico con cáncer de mama e inmediatamente afrontó lo que venía a su vida.

Itzel habla sobre su experiencia de cáncer de mama. Foto: José Betanzos

Cuando tuve el primer indicio de que había algo malo, yo quise hacer una pausa… y yo dije, quiero pasar estas fiestas tranquila, porque mi cumpleaños es en diciembre, señaló Itzel.

En enero de 2019 acudió a su unidad médica donde se le confirmó el diagnóstico de cáncer en grado tres, mismo que implicaba una mastectomía radical en la que le sería extirpado su seno derecho completo.

Autoexploración mamaria 

Informar a la familia

Después de la operación vendría la serie de quimioterapias a las que sería sometida. “Muchas veces la gente escucha quimioterapia y cree que es el mismo medicamento para todos, y no es así. Prácticamente la quimioterapia es un tratamiento personalizado que se le asigna a cada paciente”, explicó.

Durante el proceso en el que Itzel se encuentra, ha sido acompañado por su familia, principalmente por su esposo Carlos y sus dos hijas.

Itzel habla sobre su experiencia de cáncer de mama. Foto: José Betanzos

Yo dije, yo no lo voy a ocultar, no hay nada qué ocultar. Envié un mensaje de WhatsApp y me presente: ‘yo soy Itzel Miranda López, tengo 41 años de edad y soy una paciente con diagnóstico de cáncer de mama.

Aceptar la situación

A pesar que Itzel acepta que no es un proceso fácil, confiesa que jamás se victimizó ni le reprochó a Dios un “por qué a mí”; al contrario, decidió tomarlo como una experiencia de vida.

 

Llora todo lo que tú tengas que llorar, pero tampoco te vas a encerrar en el llanto y la autolamentación. Tampoco acepté la lamentación.

Itzel recibirá su última quimioterapia el próximo 24 de octubre, no se siente fuerte, sino consciente de la situación. “El estar consciente me ha ayudado muchísimo más, que hacerme sentir fuerte o el hacerme sentir valiente”, apuntó.

Aconseja a quienes pasan por la misma situación, no descuidar su aspecto físico, no victimizarse y afrontar la realidad.

Itzel habla sobre su experiencia de cáncer de mama. Foto: José Betanzos

Es muy importante que los que estemos pasando por este proceso entendamos y nos demos cuenta que no podemos predisponer a los demás a lo que te va a pasar.

“Mi prioridad es la salud”, asegura Itzel, quien está convencida que lo mejor está por venir. 

>