Culiacán

Sólo de palabra, fue el apoyo de Estrada Ferreiro para El Buen Samaritano

Varios días han pasado desde que Jesús Estrada dijo que si eran personas necesitadas, las ayudaría, pero no ha hecho algo

Por  Angelina Corral

> Varios adultos mayores que casi no pueden caminar están en este albergue.(El Debate)

> Varios adultos mayores que casi no pueden caminar están en este albergue. | El Debate

Sólo de palabra, el alcalde de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro,  brindó apoyo a quienes habitan en el albergue El Buen Samaritano, ubicado entre la colonia El Pipila y Villas del Real, en el sector conocido como El Barrio. 

Hasta la mañana de ayer, el primer edil no había acudido para conocer las necesidades de las personas que habitan allí o para ayudarles a solucionar el adeudo que tienen del predial, dijo el administrador Jorge Castillo.

En días pasados, llegó a este albergue una notificación de adeudo del impuesto predial por más de 100 mil pesos y se señalaba el embargo. Lo que llamó la atención es que en el documento el Ayuntamiento se iba a embargar a si mismo.

El problema fue que hace 20 años, la comuna donó este espacio a un iglesia,  pero esta no pudo pagar los 70 mil pesos que les cobraban por el Impuesto de Adquisición de Inmuebles, cuyo trámite ya caducó y ahora están viendo que trámite sigue para hacerlo y no dejar sin un espacio seguro a personas que no tienen un lugar para vivir.

Preocupación

En la actualidad, algunos adultos mayores se preguntan qué va a pasar con ellos, si van a poder quedarse allí o bien los van a desalojar. 

En este  lugar se encuentra Humberto de Santiago Alonso, quien sufre de  insuficiencia renal aguda. Postrado en su silla de ruedas, contó que ya está desahuciado, pese a su enfermedad que lo ha dejado discapacitado para trabajar, no cuenta con ningún apoyo gubernamental. Si cierran este albergue, estaría condenado a quedarse en la calle y tener que pedir limosna; antes vendía bolsas afuera de algunos establecimientos pero de algunos lo corrían con la excusa de que daba mal aspecto, detalló mientras su mirada era invadida por la tristeza. En su caso, desea que no cierren este albergue para poder pasar allí sus últimos días de su vida.

Con problemas

En este lugar hay varios adultos mayores que tienen enfermedades mentales, no pueden caminar y hay algunos que están postrados en cama y requieren rehabilitación para poder volver a su vida normal. Por esta razón, se pide a quien pueda apoyarlos con sus terapias a que lo hagan.

En esta temporada de frío ellos necesitan ropa, cobijas, colchonetas, despensas y medicinas.
Ayer a este lugar llegó a pedir asilo un hombre con una fractura en la rodilla, explicó que no tenía en donde quedarse y del Hospital General lo mandaron para allá. Este tipo de historias se repite una y otra vez, explicó el administrador del albergue, razón por la que lucharán para no ser embargados.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo