Culiacán

Después de balacera en Culiacán, inician reparaciones

Restaurantes y establecimientos del sector Tres Ríos comenzaron a borrar las marcas de los impactos de bala

Por  Mario Núñez Lozada

Trabajadores realizan reparaciones de ventanas de los restaurantes(El Debate)

Trabajadores realizan reparaciones de ventanas de los restaurantes | El Debate

Culiacán, Sinaloa.- Después del infierno que se vivió el día jueves en la ciudad capital del estado, en algunos de los establecimientos que se ubican por el bulevar Enrique Sánchez Alonso, del sector Tres Ríos, iniciaron con las reparaciones de sus fachadas.

Entre restaurantes y establecimientos comerciales, comenzaron desde temprana horas con la limpieza y la remoción de cristales que tenían impactos de bala, y demás objetos que habían sido tirados en la zona.

Los personales de los diversos lugares mencionaron que desde temprana hora se iniciaron con las reparaciones, para poder brindarle servicio a sus clientes.

Asimismo, comentaron que poco a poco se irían adaptando a las actividades que comúnmente hacen día con día en horario de trabajo, después de vivir horas de terror donde no se sabía de qué forma terminaría o cuándo llegaría el fin de una escena de terror.

Recorrido

En un recorrido por reporteros de EL DEBATE se logró detectar cómo la zona lucía una imagen de soledad y a la vez de esperanza al volver a la normalidad, pese a que por donde se pisaba se observaban pedazos de cristales, marquesinas de los ventanales en total destrucción ante los fuertes impactos de balas.

Además de que los restaurantes, como Farm Burger y El Torito, los dos ubicados por el bulevar Enrique Sánchez Alonso, mostraban las paredes con muchos impactos de las constantes balaceras que se dieron la tarde del jueves.

Entre las personas y trabajadores que vivieron las horas más largas de sus vidas al enfrentarse a un hecho anormal, expresan nunca haber vivido anteriormente momentos llenos de angustia y desesperación, al no poder salir de donde quedaron atrapados, y se refugiaron debajo de las mesas y donde pudieron.

Se pudieron apreciar distintos impactos de bala, dependiendo del calibre del arma con las que fueron disparadas. Trabajadores de distintas empresas, como cristaleras, acudieron a los restaurantes para realizar las reparaciones, donde tuvieron que retirar de uno por uno de los cristales que habían sido impactados por las balas.

Al mismo tiempo retiraban las marquesinas para volver a colocar todo en material nuevo.

Afectaciones

En la misma zona se encontraba una camioneta tipo pick-up blanca abandonada con múltiples impactos de balas.

Las personas que trabajan por el sector Tres Ríos dijeron desconocer de quién era, solo se sabía que fue abandonada durante el acto de terror, donde decenas de establecimientos resultaron con daños, unos mínimos y otros un poco más graves.

Al ser daños muy significativos, los afectados esperan que de alguna manera las autoridades les puedan facilitar los recursos que han sido invertidos para la reparación de todas las afectaciones. Algunas de las paredes de los establecimientos recorridos se pudieron observar que los impactos eran de uno a dos centímetros por cada bala que se estrelló en los lugares, por lo que el efecto fue brutalmente fuerte, mismo que estremeció paredes y ventanas, provocando la destrucción de la mayoría de estos.