Culiacán

Abuelito de Guillermo murió de tristeza; no tuvo dinero para visitarlo en el HPS

La desesperación del adulto mayor por ver a su nieto era tan grande, porque era el único recuerdo que le quedaba de su hijo

Por  Carmen Villegas

Abuelito de Guillermo murió de tristeza; no tuvo dinero para visitarlo en el HPS. Captada de video

Abuelito de Guillermo murió de tristeza; no tuvo dinero para visitarlo en el HPS. Captada de video

Culiacán.-La muerte del niño Guillermo de seis años que presuntamente fue asesinado a golpes en su casa, ha llevado a descubrir otra tragedia en la vida de una humilde familia de Badiraguato, en donde su abuelito de 89 años de nombre Guillermo Medina murió de tristeza y desesperación al no poderlo ver, debido a que no tenía dinero para trasladarse a visitar a su nieto, que estaba agonizando en el Hospital Pediátrico de Sinaloa.

La desesperación del adulto mayor por ver a su nieto era tan grande, porque era el único recuerdo que le quedaba de su hijo, que también ya había fallecido hace tiempo.

No tenía ni un peso para pagar el transporte a la capital de Sinaloa, y junto con su esposa doña Anacleta vivía debajo de un tejabán subiendo hacia el Mirador, en el lado derecho y a 200 metros del lugar, se puede ver  una vivienda muy humilde, en donde se carece de todos, desde agua potable, luz, paredes y alimento.

En estas condiciones sobrevivian los dos ancianitos, que deseaban ver a su nieto Guillermo, que este viernes falleció a consecuencia de los golpes que presentaba en su cuerpo.

Don Guillermo había acudido con los vecinos a pedir ayuda para ir a ver a su angelito, y les platicó que el niño estaba muy grave y que tenía conocimiento que posiblemente no iba a sobrevivir.

En Facebook de Yair Sánchez cuenta la dramática historia de esta familia, que en su peregrinar en busca de juntar el dinero para el transporte, el pobre viejito murió de tristeza y ya nunca pudo ver a su nieto con vida.

Ahora solamente queda con vida doña Anacleta en más lamentable soledad y pobreza, sin que ninguna autoridad le tienda la mano, por estar en una zona muy marginada de Badiraguato.

Los vecinos están juntando dinero para pagar sus gastos funerarios, pero los apoyos no han sido suficientes.

Ahora don Guillermo y su nieto ya están juntos en el cielo, ninguno sufrirán más. Descansen en paz.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo